Cómo educar las #emociones de nuestr@s hij@s

publicado a la‎(s)‎ 27 dic. 2013 8:36 por Enrique Nevado



A lo largo de nuestra vida estamos rodeados de emociones y estas son muy importantes ya que nos hacen sentirnos felices o todo lo contrario. Nadie nos enseño como manejar las emociones, como cambiarlas o aprenderlas, parece como si nos olvidáramos de ellas a la hora aprender como gestionarlas. Pero, ¿acaso no nos resultan fundamentales en nuestro día a día?.

Pues si es importante cómo nos sentimos por que las emociones nos conectan con el mundo. La educación emocional es importante ya que nos aportan información sobre nuestra relación con el mundo.

Cada vez que sentimos una emoción, creamos pensamientos acordes a esta y viceversa. Por otra parte también está interviniendo nuestro sistema nervioso como el sistema de alarma que se activan cuando detectamos algún cambio en la situación que nos rodea; son recursos que nos adaptan a la situación, y que dan prioridad a la información más importante para cada cual.
La educación emocional, nos permite manejar los más adecuadamente posible los conflictos interpersonales, evitar la baja autoestima, manejar adecuadamente la ansiedad, y prevenir la baja tolerancia a la frustración,..

Actualmente sabemos que hay evidencias que establecen correlaciones claras entre un buen desarrollo emocional y un adecuado desarrollo de los seres humanos a nivel académico, profesional,…(Brackett, Lopes, Ivcevic, Mayer i Salovey, 2004).

Hoy existen evidencias respecto eficacia y beneficios de los programas de desarrollo competencias emocionales. Y también sabemos que una adecuada gestión de las emociones se pueden aprender. (Diekstra, 2008; Durlak et al., 2011; Zins et al., 2004)

En la infancia, si se experimentan emociones positivas con frecuencia, esto sabemos que favorece el posible desarrollo de una personalidad optimista, confiada y extrovertida, sucediendo lo contrario con la vivencia de emociones negativas. Así una adecuada educación de las emociones, permitirá adquirir habilidades para el manejo de los estados emocionales, reducir las emociones negativas y aumentar en buena medida, las emociones positivas.
Si nuestros hijos son capaces de gestionar adecuadamente sus emociones podran adoptar una actitud positiva ante la vida y mantener una actitud más optimista, sabran expresar sus sentimientos, tedran una autoestima positiva y realista, presentaran una capacidad de cooperación y una buena resolución de conflictos.

Y como hago para gestionar adecuadamente mis emociones
Pues como todo antes de saber utilizarlo adecuadamente tengo que conocerlo, que identificarlo. Por ello os invito que hagais un ejercicio prático de identificación de vuestras propias emociones para posteriormente manejarlas y así poder hacerlo con vuestros hijos.

Así podemos utilizar el llamado “Termómetro emocional” es una herramienta excelente para trabajar los distintos tipos de emociones que podemos sentir y su relación con las situaciones de forma individualizada. Os recomendaría que primero lo practicarais vosotros y posteriormente con vuestros hijos.

Por ello manos a la obra hazte con cuatro cartulinas donde cada color lo relacionamos con un estado emocional.
  • Rojo ( no puedo más, estoy a punto de estallar,…),
  • Naranja (se inicia la alerta, algo malo va pasar, comienzo a estar preocupado nervioso,…),
  • Negro ( me siento hundido, desesperado,no puedo más, no hay solución,…)
  • Verde (estoy bien estoy tranquilo, relajado, yo soy capaz y controlo la situación…)

Ahora ponte en situación e imagina que estas en la puerta del colegio y tu hijo sigue con una rabieta desde que saliste de casa por que no quiere ir al colegio dice que tiene sueño. Tu trataste de explicarle, de convencerle,… bien que color se aproxima a como te sientes.

Otro ejemplo tu hijo adolescente que mañana tiene un examen te manda un mensaje diciendo que va a llegar más tarde,…, tú le llamas y no te coge el teléfono, sabes que esta con su nueva pareja,…. Que color se aproxima a como te sientes.

Por último imagínate que estas comiendo con tus hijos en un restaurante y al irse una pareja que estaba comiendo en la mesa contigua, se acerca y te dice que lleva toda la comida observando a tus hijos y te da la enhorabuena por lo educados que son,…En este caso que tarjeta de color es la que identifica con lo que sientes.



Como veis el poder gestionar adecuadamente nuestras emociones y que nuestros hijos también lo aprendan un proceso de aprendizaje, de entrenamiento y desarrollo continuo y permanente cuyo objetivo último es aumentar el bienestar personal y social.

Es importante que lo hagamos los papas y mamas en porque

  • Es donde se inician las primeras relaciones y vínculos afectivos
  • Los padres debemos ser los motores de desarrollo de las capacidades de nuestros hijos
  • Somos modelos de comportamiento: Nuestros hijos aprenden mas por lo que hacemos que por lo que decimos.
  • Ayudaremos a que aprendan a ser felices y afrontar la vida de manera positiva.

Pasos para llevarlo acabo

  1. ¿Por dónde empezamos? Pues teniendo conciencia emocional que la conseguimos pues contestando a estas preguntas ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes?
  2. También tenemos que aprender a percibir las emociones de los demás. Así desarrollaremos la empatía.
  3. Siendo capaces de regular nuestras emociones. Ante las situaciones complicadas que se presentan en el día a día. Y lo hacemos de la siguiente manera. Respondiendo a las siguientes preguntas. Primero ¿Cómo me siento? Segundo ¿Cómo me quiero sentir? Y tercero ¿Qué puedo hacer para sentirme como yo quiero?


Las estrategias para regular mejor tus emociones son

  1. Contar hasta 10, 20…
  2. Respiración profunda Permite que el aire entre lentamente por la nariz. Haz una pequeña pausa y déjalo salir, aún más lentamente, también por la nariz.
  3. Cambiar de espacio, de lugar, “aireate”
  4. Dejar enfriar la situación, deja que pase el tiempo.


  1. Cuidarse para cuidar. Resulta imprescindible que te cuides, que te dediques tiempo para poder estar bien, si te encuentras bien podras atender mas adecuadamente a tus hijos.
  2. Deja de estar todo el día quejándote, es lo peor que puedes hacer para sentirte bien, incluso puede llegar a ser malo para tu salud y para tu futuro. Será como una mecedora, te moverás pero no avanzarás. Deja de centrar tu atención en los problemas para centrarte en las posibles alternativas de solución. Así encontrarás un modo de vivir de una forma optimista



Recursos para trabajar la educación emocional en familia

En la comunicación con tus hijos debes de buscar espacios para hablar y escuchar activamente, con máxima atención y mirada en lo que esta contando tu hijo

. Te facilitará la tarea el que hagas preguntas más abiertas. ¿Qué tal el colegío? ¿Qué tal con tus amigos?… .

Trata que tu hijo le pongas nombre a las emociones que siente. Ayúdale a reconocer e identificar emociones, a reconocer las señales de la emoción. También que sea capaz de reconocer las sensaciones internas, los pensamientos y las conductas que están relacionadas con una emoción.


Para trabajar esto con tu hijo puedes

  • Dibujar caras que expresen emociones
  • Dibujar una cara que exprese cómo se siente
  • Hacer listas de situaciones que provoquen emociones
  • Favorecer emociones positivas: PASARLO BIEN. Disfrutar del tiempo juntos: juegos, música, cuentos


Reconocer las fortalezas

  • Felicitar los logros y esfuerzo para conseguirlos
  • No etiquetar al niño sino señalar las conductas inapropiadas. “Eso que has hecho está mal” en vez de “Eres malo”
  • Potenciar el afecto. Abrazar, besar,…


Ayudar en momentos difíciles

  • Transmitir seguridad
  • En primer lugar, CALMA
  • Apoyar la gestión de la emoción dando pistas de cómo afrontar la situación o solucionar el problema
  • Aceptar el conflicto como parte del aprendizaje y desarrollo de nuestros hijos


¿Cómo se gestiona un conflicto?

  • Hablando desde el YO, en primera persona
  • Hablando desde el SENTIMIENTO, desde como nos hace sentir la situación problemática.
  • Haciendo peticiones de MEJORA, de cómo nos gustaría y pensamos que debería de cambiar la situación para que la próxima vez no sea un problema. Poniendo ejemplos.
  • Preguntando y NO ACUSANDO
  • No utilizando palabras como: NUNCA, SIEMPRE, TODO, NADA
  • Hablando desde la TRANQUILIDAD



Artículo basado en parte en la conferencia sobre la gestión de las emociones impartida por las tres expertas del Observatorio FAROS. María Ángeles Mairena, psicóloga clínica del Hospital Sant Joan de Déu, Esther García Navarro, coordinadora y docente del máster en Educación Emocional y Bienestar de la Universitat de Barcelona (UB), e Inma Roger, jefa de estudios de la escuela La Farigola del Clot

Miguel A. Rizaldos Lamoca
Psicologo Clínico
Consulta Psicología online

Publicado el 13 de Noviembre, 2013 por marizaldos

Comments